San Isaac el Sirio: Una guía para la vida cristiana

Déjate perseguir, pero no persigas a los demás.

Sé crucificado, pero no crucifiques a otros.

Déjate calumniar, pero no calumnies a los demás.

Alegraos con los que se alegran, y llorad con los que lloran:
tal es el signo de la pureza.

Sufre con los enfermos.

Ser afligido por los pecadores.

Alégrate con los que se arrepienten.

Sed amigos de todos, pero permaneced solos en vuestro espíritu.

Sed partícipes de los sufrimientos de todos,
pero mantened vuestro cuerpo alejado de todos.

A nadie reprendas, a nadie insultes,
ni siquiera a los que viven muy malvadamente.

Extiende tu manto sobre los que caen en pecado,
todos y cada uno, y protégelos.

Y si no puedes asumir la culpa
y aceptar el castigo en su lugar,
no destruyas su carácter.

3 Comments

  1. Gracias Raúl.
    Este texto de San Isaac el Sirio, como ortodoxo, resplandece con una sabiduría que trasciende las divisiones, guiándonos hacia una vida arraigada en el amor y la compasión. Nos desafía a abrazar activamente el sufrimiento del prójimo, compartiendo sus cargas con un amor incondicional que refleja la enseñanza de Jesucristo. Además, nos recuerda la importancia de mantener nuestra integridad espiritual mientras nos relacionamos con los demás, instándonos a cultivar una comunión profunda con Dios en nuestro interior. En última instancia, nos llama a vivir como verdaderos hijos de Dios, irradiando su amor y compasión en cada encuentro, trascendiendo las diferencias y siendo testimonios vivientes de la santidad ortodoxa.
    Gracias, Dios te bendiga según el nombre que tu le des.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Discover more from Documenta Theologica

Subscribe now to keep reading and get access to the full archive.

Continue reading