San Isaac el Sirio: Dios no es Aquel que paga el mal, sino que es Aquel que corrige el mal

Homilías Ascéticas 48:

“Por mi parte digo que los que son atormentados en la Gehena son atormentados por la invasión del amor. ¿Qué hay más amargo y violento que los dolores del amor? Quienes sienten que han pecado contra el amor llevan en sí mismos una condenación mucho más pesada. que los castigos más temibles. El sufrimiento con el que pecar contra el amor aflige al corazón se siente más intensamente que cualquier otro tormento. Es absurdo suponer que los pecadores en el Gehena sean privados del amor de Dios.”

“El amor se ofrece imparcialmente. Pero por su mismo poder actúa de dos maneras. Atormenta a los pecadores, como sucede aquí en la tierra cuando nos atormenta la presencia de un amigo al que hemos sido infieles. Y da alegría a aquellos que han sido fieles.”

“Ese es el tormento de la Gehena en mi opinión: el remordimiento. Pero el amor embriaga las almas de los hijos e hijas del cielo con su deleite.”

“Ésta es la finalidad del Amor. El castigo del Amor es para corrección, pero no para retribución… Pero el hombre que considera a Dios vengador, presumiendo que da testimonio de su justicia, le acusa de estar privado de bondad. ¡Lejos de ello, la venganza podría alguna vez encontrarse en esa Fuente de amor y Océano rebosante de bondad! El objetivo de Su designio es la corrección de los hombres.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Discover more from Documenta Theologica

Subscribe now to keep reading and get access to the full archive.

Continue reading