El último teólogo

Esta mañana, temprano, mientras estaba caminando me enteré de la muerte de Joseph Ratzinger, el Papa Benedicto XVI. Cuando leí el mensaje de mi esposa quedé un minuto en silencio, con el teléfono en la mano tratando de pensar con claridad. No puedo (por el tiempo) desarrollar aquí todas mis enormes diferencias con la hermenéutica de la fe entre Ratzinger y lo que yo creo; no es este el post (me parece) para tildarlo como un heterodoxo y modernista. No obstante, quisiera destacar que con él desaparece una forma de trabajar y entender la teología y la historia. Ratzinger fue el último teólogo, el último intelectual con una impresionante capacidad de síntesis de la teología de la historia; un hombre con una cultura enorme, con un conocimiento exegético que no se repetirá y que nadie, por más que se encuentre en las antípodas de sus posiciones religiosas puede negar.

La Nouvelle Théologie fue el último intento de elevar el pensamiento y de construir una síntesis teológica para el cristianismo partiendo desde las fuentes, basada en la reflexión y haciendo preguntas, muchas veces incómodas. Joseph Ratzinger fue el último representante de aquella corriente. Fue el último teólogo católico. Después de él, sólo queda el desierto intelectual que hoy personifica Jorge Mario Bergoglio.

1 Comment

  1. In an era characterized by complexity and upheaval, the scholarly contributions of Joseph Ratzinger stand as a beacon of profound theological insight and judicious discernment. Amidst the turbulence and tribulations that often beset our daily lives, Ratzinger’s writings offer a sanctuary of intellectual and spiritual reflection, inviting contemplation and engagement with transcendent truths.

    It is imperative to acknowledge that Ratzinger’s theological legacy transcends denominational boundaries, resonating deeply within Anglican circles and other Christian traditions. His erudite discourse, steeped in the richness of Catholic tradition, leaves an indelible mark on contemporary religious discourse, inspiring believers and scholars alike across ecclesiastical divides.

    Ratzinger’s ecumenical perspective not only enriches the Catholic tradition but also fosters a deeper sense of spiritual unity among the diverse branches of Christianity. His legacy extends beyond doctrinal matters, embracing a broader vision of Christian faith as a shared heritage binding the faithful together.

    In an age marked by uncertainty and discord, Ratzinger’s prose offers clarity and reassurance, guiding the faithful towards a deeper understanding of eternal truths. Rooted in unwavering faith and a commitment to traditional values, his legacy serves as a guiding light for generations seeking spiritual solace amidst the challenges of modernity.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Discover more from Documenta Theologica

Subscribe now to keep reading and get access to the full archive.

Continue reading